Factores de Forma SSD

Estás buscando mejorar la velocidad de tu sistema con un nuevo SSD. ¿Pero cómo elegir? Un papel importante en tu decisión es el tipo de conexión(es) de almacenamiento en el sistema y su factor de forma, la forma y el tamaño del SSD. El dispositivo SSD que elijas también tendrá una interfaz de almacenamiento SATA o NVMe (usando PCIe).

A lo largo de los años, SATA ha sido el más frecuente de los dos; sin embargo, NVMe se diseñó específicamente para el uso de SSD en lugar de SATA, que originalmente se diseñó para HDDs y se adaptó para el uso de NVMe. Los SSD NVMe admiten múltiples factores de forma, lo que los hace versátiles para muchas plataformas de almacenamiento, desde servidores hasta sistemas basados totalmente en flash NVMe está ganando popularidad rápidamente convirtiéndose en la interfaz estándar de la industria para todo, desde las últimas consolas de juegos, computadoras portátiles y computadoras de escritorio para usuarios finales hasta servidores en los centros de datos más avanzados.

Factores de forma SSD: 2.5”, M.2, mSATA y U.2.

2.5”
Al comprar SSD, lo primero que querrás saber es qué factor de forma encaja en tu sistema. Los SSD vienen en muchas formas y tamaños. Por ejemplo, 2,5” es el tipo más común de SSD y se adapta a la mayoría de las computadoras portátiles o de escritorio. Tiene una forma similar a un disco duro (HDD) tradicional y se conecta a través de cables SATA, por lo que ofrece una experiencia muy familiar a la que muchos ya están acostumbrados.

M.2
Otro factor de forma, M.2, se ha convertido en el tipo de almacenamiento estándar para portátiles y notebooks. Su pequeño factor de forma a menudo se compara con una barra de goma de mascar y es fácil de instalar directamente en la placa madre en la mayoría de los casos. Está disponible en varias longitudes para permitir diferentes capacidades de dispositivos SSD; cuanto más larga sea la unidad, más chips flash NAND se pueden montar en ella, lo que conduce a unidades de mayor capacidad.

mSATA
mSATA, o mini-SATA, es esencialmente una versión más pequeña del SSD SATA de tamaño completo. Utiliza un factor de forma compacto como M.2 pero no es intercambiable. Las unidades M.2 pueden admitir opciones de interfaz SATA y PCIe, mientras que mSATA solo admite SATA. Este factor de forma está diseñado para sistemas de factor de forma más pequeños donde el espacio es limitado.

U.2
Por último, está el U.2 que parece una unidad de 2.5” pero es un poco más gruesa. Utiliza un conector diferente y envía datos a través de la interfaz PCIe. La tecnología U.2 SSD generalmente se reserva para estaciones de trabajo, servidores y aplicaciones empresariales de alta gama que necesitan mayor almacenamiento. Permite temperaturas de funcionamiento más altas y es más favorable para transferir calor que el factor de forma M.2.

Interfaces: SATA contra NVMe

La interfaz de comunicaciones es la forma en que tu computadora se comunica con tu PC. Está disponible en dos tipos, SATA y PCIe NVMe. La interfaz SATA es más asequible, común y ofrece un buen rendimiento para aplicaciones comunes. PCIe es la interfaz estándar para NVMe que es tres a diez veces más rápida que SSD SATA. La mayoría de los SSDs M.2 de gama alta lanzados en los últimos años son compatibles con NVMe (pero no todos los M.2 son NVMe; algunos son SATA). NVMe es más rápido porque proporciona más ancho de banda que los modelos SATA, lo que mejora el rendimiento en aplicaciones de mayor productividad. Si las tareas diarias consisten en un trabajo más pesado, como la edición de video y transferencias de archivos grandes, entonces los SSDs NVMe serían una buena opción.

Ahora que entiendes las diferencias entre los factores de forma de SSD y sus interfaces, tu elección debería ser clara. Ten en cuenta el dispositivo que estás actualizando cuando compres tu próximo SSD. Ya sea una computadora portátil, una computadora de escritorio o un servidor, cualquier actualización de SSD será una mejora notable con respecto a un disco duro giratorio tradicional. Son más rápidos, más pequeños, más eficientes en términos de calor y pueden soportar movimientos y caídas accidentales. Asegúrate de leer el manual de usuario del fabricante de tu placa madre/sistema para confirmar qué factor de forma funcionará mejor con tu dispositivo

Articulos Relacionados